Situación

Castellón es la provincia más septentrional de las que configuran el antiguo Reino de Valencia.

Con una extensión de ciento veinte kilómetros, posee finas y cálidas playas, agrestes y bellas calas, todas ellas bañadas por las tranquilas aguas del mar Mediterráneo.




Mediterráneo

Tierra adentro, se completa con frondosos bosques de pinos y encinas e inmensos huertos de naranjos.


Expresión de talento

La provincia de Castellón ofrece al visitante una amplia gama de museos de temática muy variada esparcidos por todas las comarcas.

En Castellón está el Museu de Belles Arts, que en un moderno y amplio edificio ofrece un análisis de la evolución material de la arqueología provincial, desde el Paleolítico hasta la Alta Edad Media.

El Museo Etnológico está en la Ermita de Sant Jaume de Fadrell y en él se recogen objetos utilizados esta zona de diferentes actividades y oficios y que configuraban la vida y economía de la ciudad.




Esplendor cultural

Uno de los conjuntos más interesantes son las pinturas rupestres de la Valltorta que abarcan un periodo que se extiende desde el 8.000 al 2.000 a/c. Estas pinturas declaradas Patrimonio de la Humanidad se pueden visitar partiendo del Museo de la Valltorta.

La gastronomía de "Costa Azahar" es de una riqueza y variedad sorprendente, en el interior, la cocina tiene como denominador común la carne, en sus especies más variadas, mientras, en la costa, el pescado y el marisco son los grandes protagonistas. Tanto en unas zonas como en otras, la paella es el plato más emblemático de "Costa Azahar".


Costa Azahar

En la "Costa Azahar" se garantizan casi trescientos días de sol al año y una temperatura media de 18º. Estos factores la convierten en una zona magnífica para disfrutarla durante todo el año, pues un clima mediterráneo de largos, secos y calurosos veranos y suaves inviernos la convierte en lugar ideal para poder vivir y disfrutar de los extraordinarios atractivos que ofrece al visitante esta provincia española.

La provincia de Castellón es, además, la segunda más montañosa de España, por lo que se conjuga perfectamente y, en muy pocos kilómetros de distancia, las limpias playas del litoral con una orografía agreste en el interior que va declinando a medida que se acerca a la costa.




Placeres para los sentidos

La franja turística castellonense que corresponde a la costa está muy bien comunicada. De norte a sur la cruza la autopista A-7, con anchas carreteras de acceso a las poblaciones; dispone también de un completo servicio de transporte ferroviario e incluso marítimo en virtud de la escasa distancia existente con Valencia.

El turismo se ha ido incorporando al protagonismo industrial y en este momento ocupa también un puesto preferente. Los profesionales de este sector han sabido aprovechar los magníficos recursos y complementarlos con una moderna oferta de hoteles, campings, restaurantes, así como campos de golf y puertos deportivos.


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, haga click en el siguiente enlace para mayor información sobre las cookies ACEPTAR